El producto fue agregado correctamente
Blog > Poesía > Un fuego va delante de nosotros: tres poemas de Yves Bonnefoy
Poesía

Poesía francesa

Un fuego va delante de nosotros: tres poemas de Yves Bonnefoy

Miércoles 19 de julio de 2023

Tomados de la obra reunida del poeta, crítico literario, ensayista, traductor y prosista francés, publicada por El cuenco de plata en edición bilingüe con traducciones de Silvio Mattoni.

El Cuenco de Plata acaba de publicar la poesía reunida de Yves Bonnefoy escrita entre 1947 y 1975, en edición bilingüe con versiones de Silvio Mattoni: "En la poesía de Bonnefoy se trata desde un principio de cómo decir la presencia, eso que no siempre parece estar al alcance de las palabras. Al menos habría entonces que separar de su materia, de su carácter de habla, las ideas que petrifican, lo que podría hacerse a través de imágenes. Por algo el primer libro incluido aquí se titula Anti-Platón. Pero también las imágenes, como el sueño, pueden tender una trampa, y acaso la presencia se indique más bien en la escucha de una voz: alguien habla en el verdadero lugar. Así, aparecen nombres, cantos, sitios precisos, paisajes. Y si en un momento se intentará leer en piedras, en tumbas o ruinas, las voces de la vida presente, que van del pasado al futuro, en el último libro de esta etapa se buscará en cambio esa escucha, esa atención, la suspensión del tiempo para que un ser mortal se pronuncie, se recupere en su habla, en la fluidez del agua, en un río, surcado por botes nocturnos, pero también en esa forma del agua que configura imágenes móviles en el cielo, las nubes", escribió Mattoni.

Yves Bonnefoy nació en Tours el 24 de junio de 1923, trasladándose a París para realizar estudios de matemáticas primero y de filosofía después, estudios que conjugó con su dedicación a la poesía. De los años 1945-1946 datan sus primeras publicaciones, la revista Révolution la Nuit y el Traité du pianiste, de orientación surrealista. En 1947, rompe sus contactos con Breton y su grupo e inicia un camino independiente que lo llevará a ser uno de los grandes renovadores de la poesía francesa contemporánea.

De 1953 data su primer libro poético, Du mouvement et de l'immobilité de Douve, al que seguirán, entre otros, Hier régnant désert (1958), Pierre écrite (1965), Ce qui fut sans lumière (1987), Début et fin de la neige (1991), La Pluie d'été (1999), Les Planches courbes (2001).

Son célebres sus traducciones de Shakespeare que acompaña con agudos estudios preliminares. Es autor de numerosos ensayos, entre ellos: L'ImprobableArthur RimbaudL'Arrière-Pays; La Vérite de paroleEntretiens sur la poésieSous l'horizon du langage.

A partir de 1960, es invitado a dictar ciclos de conferencias en numerosas universidades francesas y extranjeras. En 1981, es designado en la cátedra de Estudios comparados de la función poética en el Collège de France, donde da clases hasta 1993. Falleció en 2016 en París.


Un fuego va delante de nosotros

El cuarto

 

El espejo y el río crecido esa mañana

se llamaban a través del cuarto, dos luces

se encuentran y se unen en lo oscuro

de los muebles del cuarto destrabado.

 

Y éramos dos países dormidos

comunicándose por sus peldaños de piedra

donde se perdía el agua inalterada de un sueño

siempre rehaciéndose, siempre quebrado.

 

La mano pura dormía cerca de la mano inquieta.

Un cuerpo se movía a veces un poco en su sueño.

Y lejos, en el agua más negra de una mesa,

el vestido rojo luminoso dormía.



        

El árbol, la lámpara 


 

El árbol envejece en el árbol, es verano.


El pájaro atraviesa el canto del pájaro y se va.


El rojo del vestido ilumina y dispersa


lejos, en el cielo, el carro del antiguo dolor.


 

Oh frágil país,


como la llama de una lámpara que llevamos,


que está cerca del sueño en la savia del mundo,


el latido simple del alma compartida.


 

Tu también amas el instante en que la luz de las lámparas


se decolora y sueña en el día.


Sabes que es lo oscuro de tu corazón lo que cura,


el bote que llega a la orilla y cae.


 
 
 

La luz de la tarde


 

La tarde,


esos pájaros que se hablan, indefinidos,


que se muerden, luz.


La mano que se movió en el flanco desierto.


 

Estamos inmóviles hace mucho tiempo.


Hablamos bajo.


Y el tiempo sigue alrededor nuestro como charcos de color.


 

Artículos relacionados

Jueves 06 de julio de 2023

Por Martyn Lyons

"Muchos escritores trataban a sus máquinas de escribir como seres vivos"

"Considero a mi máquina de escribir como mi psiquiatra personal", dijo Paul Auster. Entramos a El siglo de la máquina de escribir (Ampersand), de Martyn Lyons, con este ensayo sobre el cambio tecnológico repleto de historias increíbles.

 
Lunes 03 de julio de 2023

 

Ariana Harwicz: "Escribir sin ofender a nadie es un oxímoron"

"No existen las novelas que están en contra del racismo o la misoginia. Solo están las que adoptan la lengua del enemigo y las que fabrican una lengua por fuera del sometimiento": entrá a El ruido de una época (Marciana).

×
Aceptar
×
Seguir comprando
Finalizar compra
0 item(s) agregado tu carrito
MUTMA
Continuar
CHECKOUT
×
Se va a agregar 1 ítem a tu carrito
¿Es para un colectivo?
No
Aceptar